Un grifo, un derecho

El agua es un bien escaso y se ha convertido en un recurso estratégico tan valioso que en algunos países han llegado a producirse conflictos armados por lograr su control. Pese a los compromisos internacionales por mejorar esta situación, en pleno siglo XXI, 663 millones de personas en el mundo siguen sin tener acceso a agua potable, declarado Derecho Humano en 2010. “Se teme que el problema sea más grave de lo que se estima. Tener un grifo cerca de tu hogar te contabiliza como persona con la que se ha cumplido el objetivo de acceder al agua, aunque tengas que recorrer kilómetros hasta llegar a él. No se tiene en cuenta su calidad, cuántas horas al día funciona o cuántas tienes que esperar diariamente para obtenerla”, explica Moisès Subirana, técnico de la campaña de agua de la ONG Ingeniería sin Fronteras. Pobreza, intereses empresariales y gobiernos inestables han hecho que, además, 2.500 millones de personas no tengan acceso al saneamiento y 1.000 niños mueran cada día por enfermedades de transmisión hídrica según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef.

Seguir leyendo en ElPais.com

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *