“Si no frenamos el cambio climático volverán las hambrunas”

DAVID RIEFF | ANALISTA POLÍTICO ESTADOUNIDENSE “Si no frenamos el cambio climático volverán las hambrunas”

Extracto de la entrevista de Mar Centenera a David Rieff publicada en El País el 29 de agosto 2016 que en la que señala la estrecha relación entre cambio climático y las hambrunas.

Producimos alimentos suficientes para los cerca de 7.000 millones de habitantes del planeta, pero hay casi 1.000 millones que pasan hambre, recuerda el analista político estadounidense David Rieff (Boston, 1952) en su último libro, El oprobio del hambre (Taurus). A contracorriente del discurso optimista imperante en Naciones Unidas y en otros actores de la ayuda al desarrollo, el hijo de la escritora Susan Sontag describe en Buenos Aires las limitaciones del sistema actual para acabar con la desnutrición.

Pregunta. ¿En qué punto nos encontramos hoy en la historia del hambre?

Respuesta. En las últimas décadas han desaparecido las hambrunas en todo el mundo, excepto en muy pocos países, como Somalia y Corea del Norte. Es un gran éxito si se compara con 1970, por ejemplo, pero no hay una ley que diga que el fin de la hambruna sea permanente, es posible que con guerras o si las cosas van mal con el cambio climático reaparezca. También hay menos pobreza en términos de porcentaje, pero hay 1.000 millones de personas que sufren desnutrición, que toma formas diferentes: hay la desnutrición del hambre y la desnutrición de calorías vacías, la obesidad. No sé si los métodos usados para combatir la hambruna van a servir para luchar contra la desnutrición. No lo creo.

Es un gran éxito si se compara con 1970, por ejemplo, pero no hay una ley que diga que el fin de la hambruna sea permanente, es posible que con guerras o si las cosas van mal con el cambio climático reaparezca. También hay menos pobreza en términos de porcentaje, pero hay 1.000 millones de personas que sufren desnutrición

[…]

P. ¿Qué hacemos? ¿Cuál debería ser la estrategia para luchar contra el hambre?

R. Creo que el Estado debería recuperar su posición central en el desarrollo. En este momento el actor principal es el sector privado, que se ha hecho con el control. Filántropos como (Bill) Gates no pueden estar al frente de la batalla contra la pobreza y la desnutrición porque no se trata de un problema técnico, sino que debajo de esas situaciones hay un problema de desigualdad e injusticia, que son cuestiones políticas. Gates en sus discursos dice que aún no hay una buena respuesta científica, pero que vamos a descubrirla con la ciencia. Hablar en esos términos me parece una declaración religiosa y no racional. A la pobreza se la vence con medidas políticas, no con filantropía. Tenemos que restituir el poder a los estados, sabiendo que muchos gobiernos no van a hacer nada, pero sabiendo que al menos hay una posibilidad.

P. ¿Qué poder tiene Gates para marcar la agenda del desarrollo mundial?

R. El programa de la OMS para polio depende de una contribución del 17% de Gates, más que el Gobierno norteamericano, eso es el poder. Gates puede hacer lo que quiere. No hay votantes, no tiene responsabilidad ante un público. Por ejemplo, si Gates mañana quiere cerrar su fundación, puede hacerlo.

P. ¿Hay estados que puedan servir como ejemplo?

R. Brasil. Durante la Presidencia de Lula y menos con la de Dilma tuvo un progreso importante en cuanto a la desnutrición. México también. Tiene muchos problemas, pero la desnutrición está mejor ahora que en el pasado gracias a programas estatales, que no tienen vínculos específicos con un partido.

P. Si hay un compromiso estatal, ¿se puede llegar a la pobreza cero, tal y como figura en las prioridades de Gobierno de Macri?

R. No, cero no, es un sueño. Pero hay que verlo como un objetivo, como el horizonte, que no existe pero es necesario. Hablar de eliminar la pobreza no me parece equivocado, pero a cada gobierno del mundo hay que preguntarle entre la diferencia que hay entre sus declaraciones y las intenciones y aquí usted podría decir más que yo sobre Macri.

[…]

P. ¿Cómo se imagina el mundo en 2030?

R. Más o menos igual o peor. Mucho va a depender de lo que ocurra con el cambio climático. Si llegamos a frenar el cambio climático quizás podamos lograr algunas cosas, pero si no lo logramos frenar volverán las hambrunas con certitud.

P. ¿Vamos a poder llegar a un acuerdo contra el cambio climático?

R. Es muy complejo porque los chinos, los indios, no van a ponerse de acuerdo con los europeos. Lograr un cambio de cultura, un gran acuerdo general lo veo muy difícil. Por eso no hablo de solucionar, frenar el problema sería para mí una victoría.

Lee la entrevista completa en El País

One thought on ““Si no frenamos el cambio climático volverán las hambrunas””

  1. Muchas son las hipótesis sobre el cambio climático pero todas ellas confluyen en que sino se pone remedio a este proceso encaminamos a nuestro planeta a un cumulo de situaciones catastróficas.
    Los intereses de las grandes multinacionales que compran la integridad de los políticos hacen inviable transformar la dinámica del efecto invernadero que por acumulación de gases esta modificando la sostenibilidad de la Tierra. La desertización, la lluvia acida, los contaminantes la poca cultura cívica y la pasividad de los mandatarios nos llevan a un callejón sin salida
    Despertemos del letargo en que nos tienen. amplio esta informacion en http://causas-consecuencias.com/causas-del-calentamiento-global/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *