Restaurar un 12% de las tierras erosionadas reduciría drásticamente la escasez de alimentos

Madrid, 6 de noviembre de 2015.- Solo con que se restaurase el 12% de las tierras erosionadas se podrían alimentar 200 millones de personas para 2030, tal y como recoge la web de la campaña de ECODES “El cambio climático nos hace pobres. Es tiempo de actuar” con datos de la Comisión Global sobre Economía y Clima.

El cambio climático afecta directamente a la nutrición de millones de personas, sobretodo de los más pobres, mujeres y niños; incide en la cantidad, la calidad y la diversidad de los alimentos y es un importante “multiplicador del riesgo de hambre”, advierte la FAO. “La creciente amenaza del cambio climático para el suministro mundial de alimentos y los retos que plantea para la seguridad alimentaria y la nutrición requieren medidas políticas urgentes” ha dicho la Directora General Adjunta para Recursos Naturales de la Organización, María Helena Semedo, en el prólogo conjunto del libro “Cambio climático y sistemas alimentarios”.

Y es que el calentamiento del planeta podría aumentar el número de niños malnutridos en 24 millones más para el año 2050 e incrementará el porcentaje actual del 12% de población que sufre hambre crónica, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) respectivamente.

Incidencia sobre los precios de los alimentos

El cambio climático nos hace pobres”,  iniciativa de la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES), resalta que el calentamiento global tendrá un impacto importante en cultivos esenciales como el trigo, el arroz y el maíz. Los aumentos de temperatura y la variabilidades del clima intrínsecos a este fenómeno afectarán no solo al acceso a los alimentos sino también a su uso y a la estabilidad de precios, según se extrae de los estudios del IPCC.

La campaña hace especial hincapié en que es posible aumentar la resiliencia a los cambios en la producción agroalimentaria que pueda provocar el cambio climático. Se trata de adelantarse a los acontecimientos naturales adversos y adaptarse a sus efectos ineludibles, garantizando la seguridad alimentaria y reduciendo la vulnerabilidad de aquellos para los que la agricultura es su medio de subsistencia.  Así, habla de soluciones y proyectos concreto como el de Oxfam en Tailandia que está ayudando a construir sistemas de riego y drenaje para preservar los cultivos en épocas de sequía o inundaciones o el Proyecto Desiertos Verdes que permite recuperar zonas áridas en 20 años y a bajo coste con un ingenioso sistema de irrigación.

En este sentido, ECODES lleva años dedicando una línea de trabajo a estudiar la relación entre alimentación, salud y medio ambiente ya que tiene el firme convencimiento de que una buena calidad ambiental es la base de una vida saludable y es que una dieta equilibrada para las personas y el planeta, que fomenten la reducción del desperdicio alimentario es imprescindible.

El cambio climático nos hace pobres. Es tiempo de actuar” es una iniciativa de La Fundación Ecología y Desarrollo, ECODES, que busca resaltar la inequívoca vinculación entre el calentamiento del planeta y el empobrecimiento progresivo de sus habitantes, que requiere la movilización de todos. Para este fin, en www.cambioclimaticoypobreza.org se ponen a disposición del público, de forma abierta y gratuita, informaciones, documentos, estudios, imágenes, vídeos, etc. sobre esta dramática vinculación.

Esta campaña apoya a la iniciativa “1 millón de compromisos por el clima” lanzada en primavera y que pretende alcanzar esa cifra de compromisos para luchar contra el cambio climático con acciones concretas, que se pueden seleccionar en su web y que serán presentados en la COP21.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *