París y el problema del planeta, que somos nosotros

El planeta tiene un problema, pero no es el clima: somos nosotros. A estas alturas nadie, excepto un pequeño grupo de ideólogos extremos y la industria interesada, duda seriamente de que sí, la temperatura de la Tierra está aumentando; ni de que sí, este calentamiento se debe a nuestras acciones. La masiva liberación de gases de origen industrial que tienen efectos sobre la atmósfera ha provocado ya un aumento de la temperatura media de nuestro planeta de 1 grado centígrado, cuando se calcula que el umbral de la catástrofe irreversible está en 2 grados (pdf) que podrían activar un efecto multiplicador, y no se prevé reducción antes del año 2100. Según informes de la ONU desastres ligados al proceso de calentamiento han afectado a más de 4.000 millones de personas y costado 600.000 vidas y más de 2 billones (con 12 ceros) de dólares en los últimos 10 años. El asunto está tan claro que une a personalidades como el papa Bergoglio y Arnold Schwarzenegger y a países tan diversos como EE UU y Nauru; hasta los antiguos escépticos ahora creen. Es obvio que algo hay que hacer, y pronto; que es necesario que las naciones del mundo se unan y establezcan por el bien de todos un marco legal que limite de un modo justo las emisiones y permita la recuperación de la atmósfera antes de que la situación empeore de modo irrecuperable.

El problema para conseguir este objetivo somos nosotros. Por muchos motivos es muy, muy difícil que se llegue a establecer un marco legal de obligado cumplimiento para los países que disponga de un régimen de castigos para quien incumpla sus objetivos. Porque no se trata de un problema científico ni de ingeniería; éstos son solubles. Se trata de un problema político. O, mejor dicho, de múltiples problemas políticos entremezclados, macerados y fermentados en siglos de desconfianza y trapacería.

Leer la noticia completa en Ctxt.es

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *