«El Niño» y sus devastadores efectos en las costas chilenas

Los pescadores de la caleta de Queule están atónitos. Miran por encima de las máscaras antigás, buscando palabras que no existen. El intenso olor a putrefacción que emana de las miles de toneladas de sardinas varadas en la playa de este pueblo del sur de Chile es insoportable.

 

“Nunca habíamos visto nada igual”, repiten una y otra vez los vecinos de Queule, una pequeña localidad situada en la desembocadura del río del mismo nombre. Las imágenes de su humilde caleta han dado la vuelta al mundo tras ser el escenario de un nuevo varazón masivo relacionado con el fenómeno de El Niño.

Durante estos últimos meses de verano austral, las costas del país suramericano se han convertido en un cementerio de especies marinas. Ballenas, calamares, sardinas y medusas han sido barridos hacia los más de 5.000 kilómetros de costa dejando imágenes apocalípticas.

El Niño, el fenómeno natural cíclico que altera las condiciones del océano Pacífico, es el que “podría estar detrás de algunos de estos episodios”, explica a Efe el subsecretario de Pesca y Acuicultura de Chile, Raúl Súnico.

Según la autoridad, la presencia a nivel superficial de masas de agua con poco oxígeno sería la causa de la mortandad de las sardinas, que según estimaciones de los vecinos de la sureña población habría acabado con la vida de 40.000 toneladas de esta especie.

Aunque se trata de un fenómeno periódico, en esta ocasión las alteraciones provocadas por El Niño han sido mucho más intensas que en episodios anteriores y, según informes de la Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio (NASA), el fenómeno de este año podría ser el más devastador de la historia en América Latina.

La situación se repetía en las sureñas regiones de Los Ríos y Los Lagos, donde durante el verano murieron 40.000 toneladas de salmones de cultivo debido al florecimiento de un microalga tóxica que se reprodujo a causa de las altas temperaturas del agua. Con el aumento de temperaturas también han aparecido nuevas especies no tradicionales como la medusa conocida como “fragata portuguesa, que este verano invadió las playas del país austral”, agrega Súnico.

Esta razón también podría estar detrás del varamiento de ballenas y lobos de mar que se han registrado este verano. “Realmente los efectos de El Niño están siendo múltiples”.

Encontrar respuesta a estos misteriosos episodios hace necesario, según los expertos, contar en Chile con sistemas de monitoreo permanente de las condiciones ambientales y climáticas, pues de lo contrario “es difícil saber con exactitud las causas de estos eventos”, comenta Buchan.
Según el parecer de los expertos, es probable que episodios de este tipo se vuelvan a repetir y las costas del país austral se conviertan otra vez en un cementerio de especies marinas cuyas imágenes conmuevan de nuevo al mundo. “La cuestión es con qué intensidad y frecuencia”, se pregunta Súnico. EFE

Lee la información completa en EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *