Los más pequeños sufren más los efectos del cambio climático

El cambio climático aumentará la frecuencia de las sequías, las inundaciones y otros fenómenos meteorológicos extremos, como son las olas de calor. Según UNICEF, quienes sufrirán las peores consecuencias serán los niños y niñas, en especial aquellos que viven ya de por sí en circunstancias de vulnerabilidad y pobreza.

“Aunque estas amenazas plantean graves riesgos para todos, los niños, en especial los más pobres y vulnerables, se llevarán la peor parte de los efectos”, ha explicado a la prensa la portavoz del Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) en Etiopía, Alexandra Westerbeek. “Los riesgos para las vidas, la salud, la seguridad y los futuros de los niños serán inmediatos y prolongados”, ha subrayado.

Aunque estas amenazas plantean graves riesgos para todos, los niños, en especial los más pobres y vulnerables, se llevarán la peor parte de los efectos

Según las estimaciones de UNICEF incluidas en su informe ‘A menos que actuemos ahora: El impacto del cambio climático en los niños’, casi 530 millones de niños viven en zonas altamente propensas a las inundaciones, de los cuales más de 300 millones habitan en países donde el 50 por ciento o más de la población vive con menos de 3,10 dólares diarios. La mayoría de estos niños residen en Asia.

Además, más de 115 millones de niños viven en zonas con riesgo alto o extremadamente alto de que se produzcan en ellas ciclones, tifones o huracanes, siendo nuevamente Asia el continente más vulnerable en este ámbito.
Tanto en los casos de inundaciones como en los de ciclones u otro tipo de tormentas, además del riesgo de morir directamente, los niños suelen enfrentarse a problemas de abastecimiento de agua y deterioro de las condiciones de saneamiento, lo que suele degenerar en un incremento en los casos de diarreas.

Por otra parte, cerca de 160 millones de niños viven en zonas propensas a sequías graves o extremas, incluyendo a casi 50 millones de niños en países donde el 50 por ciento o más de la población vive con menos de 3,10 dólares diarios.

Casi la mitad de los niños de todo el mundo, que viven en zonas urbanas, donde la contaminación ambiental está en su peor momento

Por regla general, como explica UNICEF, con las sequías, aumentan los casos de desnutrición lo que, a su vez, suele agravar otras enfermedades y tiene efectos a largo plazo en el desarrollo, tanto físico como cognitivo de los menores.
Más del 50 por ciento de las personas que viven en zonas donde las sequías son graves o extremadamente graves están en África, mientras que cerca del 40 por ciento se encuentran en Asia, según el estudio de UNICEF.

Además, según Westerbeek, habría que tener en cuenta a “casi la mitad de los niños de todo el mundo, que viven en zonas urbanas, donde la contaminación ambiental está en su peor momento”.

Pese a estas perspectivas nada halagüeñas, la portavoz de UNICEF ha subrayado que “la buena noticia es que reduciendo las emisiones de gases con efecto invernadero hoy podemos limitar el número de niños amenazados por los impactos más graves del cambio climático en el futuro”.

“UNICEF está fuertemente comprometido con abordar el cambio climático y su impacto para los niños”, ha asegurado la portavoz, explicando que este aspecto será cada vez más prioritario en todos sus planes y programas para cada país.

Entre las medidas que incluye la agencia de la ONU en su informe con el fin de paliar los efectos del cambio climático y fortalecer la capacidad de recuperación en caso de que estos se produzcan figuran el educar y capacitar a los menores sobre el cambio climático y escuchar sus opiniones; el priorizar las necesidades de adaptación a este fenómeno de los más vulnerables, incluidos los niños; o invertir en la niñez al ejecutar planes nacionales en materia de mitigación y adaptación climática.

 

Lee la información en CubaDebate y en Europapress

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *