La receta internacional frente a la vulnerabilidad climática es la resiliencia

La tormenta tropical Erika deja un rastro de destrucción a su paso por Dominica en el peor desastre natural que sufre la pequeña isla caribeña en décadas. Se habla de una treintena de muertos y desaparecidos en los deslaves provocados por las fuertes lluvias que llegaron tras una incipiente sequía que hizo que en poco tiempo los suelos agrietados se convirtieran en escenario de corrientes de lodo que arrasaron campos y ciudades y penetraron en las viviendas. El primer ministro de la isla, Roosevelt Skerrit, califica las pérdidas de «monumentales».

Un mes después, un informe conjunto del gobierno isleño y varios organismos internacionales cuantifica las pérdidas en 483 millones de dólares o, lo que es lo mismo, casi un 90 por ciento del Producto Interior Bruto del país.

Como pequeño estado insular del Caribe, Dominica es uno de los países más vulnerables a los desastres provocados por el cambio climático. Como este estado, hay otras muchas naciones muy sensibles al calentamiento global que acuden a la Cumbre del Clima de París COP21 en busca de ayuda.

Leer la noticia completa en Univisión.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *