La influencia de la sequía y el cambio climático en el éxodo de refugiados sirios

Los miles de refugiados sirios que han atravesado Europa con destino a Alemania habrán recorrido más de 3.500 kilómetros. Su viaje, plagado de penurias, se ha convertido en el mayor éxodo en el viejo continente desde la II Guerra Mundial. Dejan atrás un país destrozado por la guerra y asolado por las sequías extremas que han destruido casi por completo una de sus regiones más fértiles. El pueblo sirio no solo es víctima de la mala gestión de sus gobernantes y de la violencia del conflicto armado, sino que también ha sufrido los estragos provocados por el cambio climático. Pero ¿quiere esto decir que la guerra fue causada por el cambio climático?¿Se puede considerar que los ciudadanos sirios que deambulan por Europa son también refugiados ambientales?

El pasado marzo un estudio publicado en la revista PNAS estableció una relación entre las sequías sufridas por el país árabe en el periodo 2006-2011, las mayores desde que se tienen registros, y el origen del conflicto. «Llegamos a la conclusión de que el cambio climático de origen antropogénico fue un factor que contribuyó a la sequía y, por tanto, a la cascada de eventos que siguieron, como el colapso del sector agrícola, la migración masiva y, en última instancia, el levantamiento que posteriormente terminaría por convertirse en una guerra civil», explica a eldiario.es el principal autor del estudio, el investigador de la Universidad de California, Colin Kelley.

Leer la noticia completa en ElDiario.es

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *