La enfermedad del cambio climático

El cambio climático puede contribuir a la expansión de diferentes enfermedades en el mundo. En todo caso los expertos aprecian un aumento en las patologías asociadas al calor.

Un paciente con dificultad para respirar (siente que se ahoga)  con taquicardia y fatiga, entra por la puerta de urgencias del hospital. En la calle la temperatura llega a los 40 grados pero viene precedida de dos semanas con máximas de 30 y mínimas continuadas de 23. Hablamos de ciudades como Valencia, Alicante, Castellón, Xàtiva, Gandia o Torrevieja y de las recientes olas de calor. 

El cuerpo humano lucha por equilibrar los 36 o 37 grados internos de temperatura óptima y los que hay en el ambiente. Se produce lo que los expertos llaman Efecto Botijo. Nos lo explica Xavier Sorribes, médico de urgéncias hospitalarias del Hospital General de Castellón y vicepresidente de la Sociedad Valenciana de Medicina Familiar: “las temperaturas de confort del cuerpo humano se encuentran por debajo de la temperatura corporal, sobre los 36 grados, porque son las que nos permiten eliminar agua. El cuerpo pierde calor de diferentes maneras. Una de ellas es la radiación , que consiste simplemente en transmitir calor de un cuerpo caliente,( el nuestro) a uno más frio ( el ambiente). Otra manera es la evaporación , de la misma forma que lo hacen los botijos. La evaporación de agua (en nuestro caso el sudor) refresca el cuerpo que evapora y de esta manera es como nosotros perdemos calor, sudando.

Leer la noticia completa en Samaruc Digital

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *