Huellas de carbono, huellas de desigualdad

Radiografía del mundo con (malos) humos. La mitad más pobre de la población mundial – aproximadamente 3.500 millones de personas– sólo genera alrededor del 10% del total de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero debidas al consumo individual. Y paradójicamente esta mitad más pobre vive en los países más vulnerables ante el cambio climático. Por seguir con la paradoja, aproximadamente la mitad de las emisiones de gases contaminantes se debe al 0% más rico de la población mundial, cuya huella de carbono media es hasta once veces superior a la la mitad más pobre de las personas que viven en el planeta. Y si comparamos con el 10% más pobre, su huella es 60 veces superior En la pequeña cúspide de la riqueza hay un  1% de crema y nata de la riqueza mundial cuya huella de carbono podría multiplicar por 175 a la del 10% más pobre.

Esta semana, en París, tiene que lograrse un acuerdo negociado entre Gobiernos en función de las emisiones que se generan en sus territorios. Pero los verdaderos ganadores y perdedores del acuerdo seremos las personas. Sólo será un buen acuerdo si mejora las vidas de las personas más pobres, que son las que menos han contribuido al cambio climático. Las que más sufren ante sus consecuencias, independientemente de dónde vivan.

Leer la noticia al completo en ElDiario.es

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *