Hacer que los derechos humanos sean más verdes

La protección de los derechos humanos y un medio ambiente saludable se refuerzan mutuamente: un hecho que cada vez recibe más reconocimiento jurídico a nivel internacional.

¿Qué dicen las normas de derechos humanos sobre el medio ambiente? A primera vista, puede parecer que la respuesta es: no mucho. Ni la Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada en 1948, ni los dos pactos internacionales, ambos adoptados en 1966, incluyen el derecho a un medio ambiente saludable. El derecho ambiental internacional se ha desarrollado, en su mayor parte, siguiendo un camino muy distinto al de las normas de derechos humanos.

Pero el no haber incluido el derecho a un medio ambiente saludable en los instrumentos seminales de derechos humanos se debe a cuestiones de tiempo, no de fondo. El movimiento ambiental moderno comenzó a finales de la década de los 1960, apenas demasiado tarde como para verse reflejado en los tratados fundacionales de derechos humanos. A pesar de ello, es evidente que los derechos humanos y la protección ambiental dependen uno del otro.

 

Seguir leyendo en OpenDemocracy.net

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *