«El cambio climático es la gran amenaza para el futuro de Centroamérica»

El cambio climático está agravando la vulnerabilidad de Centroamérica, convirtiendo a la región en la «más frágil» del mundo, según dijo en una entrevista con EFE el presidente del Parlamento Centroamericano (Parlacen), José Antonio Alvarado;«El cambio climático es la gran amenaza para el futuro de Centroamérica», subrayó Alvarado.

Por ello, el Parlacen organiza el Foro Regional sobre Medio Ambiente, Cambio Climático, Seguridad Alimentaria y Nutricional, que se celebrará en Guatemala los próximos 21 y 22 de junio, y en el que expertos, sociedad civil y dirigentes políticos debatirán sobre la estrategia común para luchar contra esta amenaza.

El foro, aplaudido por los dirigentes que acudieron recientemente a la Asamblea Parlamentaria Eurolatinoamericana celebrada en Lisboa (Portugal), contará con la presencia de la coordinadora del COP-22, la conferencia de la ONU contra el cambio climático, Hakima El Haité, así como ponentes de la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Frenar el cambio climático, señaló Alvarado, requiere de un enfoque holístico que combine impactos a corto plazo con medidas a largo plazo: un proceso educativo que fomente la «conciencia crítica de la sociedad

Frenar el cambio climático, requiere de un enfoque que combine impactos a corto plazo con medidas a largo plazo

Los líderes políticos centroamericanos juegan un papel clave para convertir a Centroamérica en un «espejo» a imitar por otras regiones del globo. No obstante, son los países desarrollados los que producen el 90 por ciento de la contaminación ambiental, por lo que tienen una «co-responsabilidad» ineludible para frenar los efectos del calentamiento global.

«Cómo podemos llegar nosotros a 2030 a cumplir las metas del desarrollo sostenible si nuestra gente no tiene el derecho a alimentarse», reflexionó el presidente del Parlacen.

El 62% del empleo que se genera en la región está vinculado al sector agrícola, por lo que son estos campesinos los más afectados por la crisis medioambiental

Actualmente, el 62 por ciento del empleo que se genera en la región está vinculado al sector agrícola, por lo que son estos campesinos los más afectados por la crisis medioambiental: el 70 por ciento de los pequeños productores agrarios, «los mismos que producen los alimentos» padecen hambre. Por ello, es imprescindible la cooperación de Occidente a través de fondos que contribuyan a mitigar los efectos del cambio climático y permitan el desarrollo de la región.

En Europa alrededor de 12 por ciento de los recursos de una familia son invertidos en comida, en Centroamérica hasta el 80 de los recursos de una familia son invertidos en comida

«En Europa alrededor de 12 por ciento de los recursos de una familia son invertidos en comida, en Centroamérica hasta el 80 de los recursos de una familia son invertidos en comida», insistió Alvarado.

La reducción de los desperdicios debe ser una de las prioridades: «Europa y Estados Unidos tienen que reflexionar sobre esto», agregó el dirigente del Parlacen. En estos momentos, hasta el 50 por ciento de la comida que se compra en los supermercados se tira, «un coste para la humanidad». Como una de las posibles soluciones, abogó por la creación de bancos públicos de alimentos que permitan una compra regional de comida para abastecer a los colectivos más vulnerables.

Lee toda la información en El diario.es

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *