Cambio climático: ni el rico ni el pobre se salvan

Nadie se libra y todas las regiones tendrán que convivir con los efectos del cambio climático y el calentamiento global.

África. Es uno de los continentes más vulnerables porque está muy expuesto al calentamiento y al mismo tiempo tiene una baja capacidad para mitigar sus efectos. Se ha detectado un incremento de la temperatura en los Grandes Lagos y en el lago Tanganica, además de un descenso de su productividad. También se ha constatado un descenso en la densidad de los árboles del oeste del Sahel y en el Marruecos semiárido.

Australia y Nueva Zelanda. Hay cambios en la estructura y composición de especies de corales, tanto en la Gran Barrera de Coral como en el Arrecife de Nigaloo, en Australia Occidental. En Melbourne se prevé que los días con más de 35 grados aumenten entre un 20 y un 40% para 2040.

Asia. Las temperaturas más altas conducen a producciones de arroz más bajas porque los periodos de crecimiento son más cortos. La pobreza rural podría verse agravada por los impactos negativos en la producción de arroz —un 58% de la población vive en el campo— y un aumento general de los precios de los alimentos y del coste de la vida. Indonesia, Filipinas o Tailandia, exportadores de alimentos, se beneficiarán, mientras que Bangladesh experimentará un aumento neto del 15% en su pobreza en 2030. Los niveles de los acuíferos ya han disminuido entre 20 y 50 metros en ciudades como Bangkok o Manila. Esta situación provoca hundimientos de tierra, algo que aumenta el riesgo de inundaciones costeras.

Seguir leyendo en DiarioEcologia.com

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *