abreojos

… al drama de la alimentación

El calentamiento global tiene un impacto creciente sobre la agricultura y los recursos hídricos (FAO y Consejo Mundial del Agua) y puede cambiar la geografía al servicio de la producción de alimentos (FAO), además de agravar la disminución de los recursos marinos, menguados ya de por sí por la sobreexplotación pesquera (IPCC).

¡Comparte la campaña si ya has abierto los ojos!

El problema

El cambio climático afecta directamente a la nutrición de millones de personas, sobretodo de los más pobres, mujeres y niños; incide en la cantidad, la calidad y la diversidad de los alimentos y es un importante “multiplicador del riesgo de hambre” (FAO y Foro FSN).

El testimonio

“La esencia del problema es adoptar programas

María Helena Semedo: Directora General Adjunta de la FAO para Recursos Naturales

Prólogo conjunto del libro “Cambio climático y sistemas alimentarios”

El dato

Alrededor del 12% de la población mundial (842 millones) sufre de hambre crónica, una situación que agravará el cambio climático (PNUD).

Consecuencia

El cambio climático tendrá un impacto importante en cultivos esenciales como el trigo, el arroz y el maíz. Afectará no sólo al acceso a los alimentos sino también a su uso y la estabilidad de precios (IPCC).

La previsión

Algunas previsiones estiman que el cambio climático aumentará el número de niños malnutridos, en concreto 24 millones más en 2050, casi la mitad de ellos en África subsahariana. (FAO y ForoFSN).

Pero ES POSIBLE aumentar la resiliencia a los cambios en la producción agroalimentaria que pueda provocar el cambio climático. Se trata de adelantarse a los acontecimientos naturales adversos y adaptarse a sus efectos ineludibles, garantizando la seguridad alimentaria y reduciendo la vulnerabilidad de aquellos para los que la agricultura es su medio de subsistencia

El dato

Sólo con que se restaurase el 12% de las tierras erosionadas, se podrían alimentar 200 millones de personas para 2030 (Comisión Global sobre Economía y Clima).

Soluciones

Hay que incorporar nuevas tecnologías, enfoques integrales y hacer inversiones a largo plazo y rehabilitar infraestructuras además de empoderar y mejorar la capacidad de los agricultores.

Leer más

  • Se puede aumentar la producción con nuevas tecnologías y enfoques integrales en la administración del suelo y del agua (Comisión Global sobre Economía y Clima).
  • Hay que mejorar la capacidad de los agricultores y empoderarlos para que puedan aumentar su producción con unos recursos hídricos cada vez más limitados y puedan gestionar los riesgos (FAO y Consejo Mundial del Agua).
  • Con políticas de producción y de gestión sostenibles, el sector agrícola podría almacenar más carbono en los suelos y los bosques (FAO).
  • Son importantes las inversiones con beneficios a largo plazo, como rehabilitación de infraestructuras (Consejo Mundial del Agua).
  • Asimismo, la calidad de los sistemas de vigilancia meteorológica, las redes de protección social, la investigación agrícola o la financiación para la adaptación al cambio climático son algunos de los diez ámbitos clave que Oxfam Intermón ha analizado por su influencia en la capacidad de un país para alimentar a su población en un contexto de calentamiento global.

Ejemplos

Aplicaciones de predicción y gestión o recuperación de zonas áridas. Oxfam Intermón trabaja localmente también en sistemas de riego y drenaje, rotación de cultivos en función de patrones meteorológicos o buenas prácticas para reducir riesgos por desastres.

Leer más

  • Como medida de adaptación, en América Central y del Sur se están incorporando variedades de cultivos resilientes, predicciones climáticas y una gestión integrada de los recursos hídricos (IPCC).
  • Proyecto “Desiertos Verdes” que permite recuperar zonas áridas en 20 años y a bajo coste con un ingenioso sistema de irrigación.
  • En Kenia se ha inventado una aplicación gratuita, “MbeguChoice”, que ofrece información sobre las mejores semillas para el cambio de las condiciones de crecimiento.
  • Oxfam Intermón ayuda en Tailandia a construir sistemas de riego y drenaje para preservar los cultivos en épocas de sequía o de inundaciones. También apoya a familias agricultoras de Malawi para que roten sus cultivos en función de patrones meteorológicos. Además, en República Dominicana, trabaja en la identificación de buenas prácticas agrícolas para la reducción de riesgos a desastres y adaptación al cambio climático.

CTA comprometete
CTA comprométete